La historia de las aguas termales de Castrocaro

La historia de las aguas termales de Castrocaro: el placer, el cuidado, el bienestar del cuerpo y del espíritu

Ulisse Tramonti - Arquitecto y Profesor Ordinario de Diseño y Arquitectura- Universidad de Florencia

 

La historia termal de Castrocaro comenzó a finales de 1830 con motivo de un procedimiento de infracción por transporte ilícito de agua salada, traspasada de un manantial de la roca de Cozzi por el colono Antonio Samorì. El agua que contenía cloruro, yoduro y bromuro de sodio alcanzó fama gracias a la curación de Adolfo Targioni Tozzetti, «joven con elevadas aspiraciones» sobrino del aún más famoso Antonio, magistrado Auditor del Distrito de Rocca San Casciano y, en 1841, gracias también a la «curación milagrosa» de la marquesa Caterina Martelli, gran dama de la corte granducal florentina.

En 1851, el conde Antonio Marescotti abría en el palacio Guarini, con la ayuda del notable Carlo Frassineti, el «Establecimiento Balneario de las Hermanas Liverini», con estancias destinadas a baños de mármol y equipadas con todas las comodidades necesarias para los bañistas. También en Castrocaro durante la segunda mitad del siglo XIX, al igual que en el resto de Europa Central, se asiste a la llamada «guerra de los pozos», una competencia despiadada entre los propietarios de los diferentes manantiales, ocupando un lugar destacado Aristide Conti que, con treinta años, en 1871 abrió en su casa un primer y pequeño Establecimiento, ampliado y acondicionado
en 1874 con bañeras de alisado travertino, duchas verticales y horizontales, salas de entretenimiento y lectura con cafeterías y restaurante anexos. En 1887, con la adquisición del poder llamado «il Ponte», Conti dio vida a un nuevo Establecimiento y a la implantación de lo que más tarde se convertirá en uno de los parques termales más famosos de Italia. Para el duradero éxito de la empresa fue determinante una selecta clientela que amaba, además de los efectos de las aguas, la famosa «calma virgiliana» de un parque que se estructuraba como elemento de conexión fundamental para la vida de los mismos bañistas: los paseos regulaban los tiempos de las hidroterapias, los rincones sombríos restauraban a los bañistas en una especie de terapia de tranquilidad.

La búsqueda constante de nuevas fuentes llevó, en 1924, al descubrimiento, dentro del parque, de un manantial de agua sulfurosa salsoiódica y, para su protección, la construcción de un pequeño templo realizado por la Faentina «Premiada fábrica de cerámicas de arte Focaccia y Melandri», inspirado en el modelo griego arcaico distilo «in antis», con columnas de grava rematadas por capiteles compuestos en loza. En el interior, una magnífica dorsal de cerámica vidriada reviste una especie de arcosolio del cual sale la beneficiosa agua y donde se mezclan, con elegancia refinada, todos los tonos cerámicos del azul, del verde y del oro. Para la valorización del templete, llamado «pompeyano», se colocaron conjuntos escénicos como la gran escalinata de unión entre las dos terrazas, lamentablemente demolida, y una serie de estatuas, mesas y bancos diseñados por Giuseppe Casalini.

En 1936 las dificultades económicas de los herederos de Conti fueron el pretexto para incluir las Termas de Castrocaro entre los patrimonios del Estado. Se realizó así un antiguo sueño acariciado desde 1925 por la familia Mussolini, especialmente por Arnaldo, que amaba Castrocaro por sus aguas, pero también por su céntrica ubicación con respecto a los lugares que alimentaban el mito de los orígenes de su hermano más célebre. En 1937, el entusiasmo por la conquista de las colonias y la proclamación del Imperio afectó también al plan de las grandes infraestructuras, sublimado en la región de la Romaña por el proyecto de la autopista Forlì-Mare, que finalmente no se llevó a cabo, y que debía llevar a los numerosos turistas extranjeros presentes en la Costa de la Romaña a frecuentar los centros artísticos y termales del interior de Forlí, como Bertinoro, la Rocca delle Caminate, las Termas de Castrocaro y las Fuentes Romanas de la Fratta.

El Padiglione delle Feste fue el primero en ser realizado «por voluntad superior», como motor del desarrollo de la estación termal, con el proyecto del ingeniero Diego Corsani de la Oficina Técnica Central de Planificación, y reinventado artísticamente con un apropiado gusto Déco por la gracia y la fuerza expresiva de Tito Chini, director de las Fornaci Chini en el Borgo San Lorenzo, verdadero ideador de la imagen de todo el complejo. El Padiglione o Pabellón fue concebido como un lugar concebido como un espacio para vivir en una explosión de luz y de color, caracterizado por continuas transparencias y simetrías que permite al florido tejido verde del parque ser parte activa de su interior. Los volúmenes simples y estereométricos se ven enriquecidos gracias al sabio uso de los materiales; el Marrón mate cocido, el mármol negro, el travertino y la cerámica iridente que, con un fuerte sentido decorativo, envuelve el edificio con el motivo de la ola estilizada. Una tesitura que ve prevalecer los decididos colores como el azul, el rojo, el verde y el ocre, asociados a los famosos lustres metálicos de los Fornaci burgueses, que alternan los recurrentes motivos apotropaicos del delfín y la cornucopia en infinitas variaciones de tonos.

En el exterior, a los lados de la entrada enmarcada dentro de dos nichos, se erigen dos fuentes de mármol verde, coronadas con cinco elementos de tamaño escalonado que tienen la típica forma egipcia del capitel de flor de papiro. La explosión de luz de la entrada exalta el motivo del aro, que se perpetúa hasta el diseño del techo. El grande panel circular del suelo, donde los colores se hacen densos y decididos, se divide en cuatro partes por una gran rosa de los vientos; cada sector lleva un majestuoso galeón con velas desplegadas rodeado por un celeste cielo estrellado. A los lados de la entrada del Salón de Fiestas, dos pequeños y simétricos espacios conservan la belleza de dos cofres encerrados por paredes doradas iridescentes y llevan, verticalmente alternados, los motivos de la flor, de la paloma, del delfín y de la milagrosa cornucopia.

El Gran Salón está iluminado por claraboyas decoradas y luces con plafones de cristal proporcionados por la firma Venini de Murano, creadora también de las grandes lámparas de cristal de sombrero cardenalicio invertido y de apliques de concha con opalescencias de madreperla, subrayadas por sinuosas y vítreas ondas celestes. En la galería ubicada en la primera planta se abren diez palcos, adornados con otros tantos paneles lacados de pintura plateada, que conforman un tema decorativo inspirado en el ciclo de las estaciones. La Sala de Juego que cierra la secuencia de los diferentes ambientes de ocio y reposo distinguido, en la superficie de tres paredes completas, por paneles que exaltan con variantes decorativas las cartas de juego. Desde los pasillos laterales se abren grandes puertas de color turquesa en el Salón, en las que se esbozan en color plata los motivos decorativos apotropaicos del ramillete de granado y de las cornucopias, de las que desciende un agua filamentosa hasta alcanzar con los rizos creados en el caer en las olas delfines salpicando. El Padiglione fue inaugurado incompleto en septiembre de 1938 por el príncipe Umberto de Saboya. El 1 de junio de 1938 abrió el Nuevo Establecimiento Termal, insertado en la preexistente estructura de los Baños, a propuestam, de la Oficina Técnica de la Propiedad de Forlí bajo la dirección del ingeniero Rosario Pappalardo, pero una vez más con la aportación arquitectónica y decorativa de Tito Dini. Diez grandes metopas de Marrón mate con inserciones en esmalte azul, cinco por cada lado, llevan los temas de la vasija dispensadora de agua benéfica, de la concha y del acuario, y destacan el armonioso espacio del monumental pronao que, a través de tres amplias aberturas, introduciendo el imponente atrio del Establecimiento, pensado como un extraordinario ambiente de parada con doble volumen y supervisado por Chini hasta en el más mínimo de los detalles.

Fue Benito Mussolini, después de una visita en junio de 1939 a las partes realizadas del nuevo Compendio Termal, quien decidió duplicar la extensión del parque y transformar la antigua Pensión de las Termas en un lujoso Gran Hotel. El proyecto fue confiado al ingeniero Pappalardo, con la supervisión de Chini, que desde noviembre de 1939 poseía la calificación de «Asesor artístico de la Oficina Técnica de laù Propiedad de Forlí» y que trabajó en importantes variaciones compositivas, como la elevación de un plano de la parte central del edificio, la creación de la terraza logia hacia el parque, la torre del agua, el diseño de una nueva cabecera de esquina con entrada en el cruce de la via Nazionale con la via Conti. Cuando se interrumpieron las obras en 1943, el edificio había definido solo la parte exterior, los ambientes de la planta baja necesarios para el Régimen, unas pocas habitaciones operativas, y no se finalizó hasta después de la guerra.

Utilizamos cookies técnicas y de análisis y, con la previa autorización, cookies de creación de perfil de terceros, para permitir el correcto uso del sitio. Para prestar el consentimiento, presionar . Para más información o negar el consentimiento, LEER AQUÍ.
visa mastercard paypal